0

Los Castros de Vilamarín, Parte II

Publicado por el .

Vilamarín es casi un libro abierto para conocer la historia de este lado de Ourense y lo mejor es que se encuentra a tan sólo 15 kilómetros por la OU-525. Aquí los historiadores y los entusiastas de la arqueología están de parabienes paseando por los muchos castros que se pueden ver en lugar.

Entre ellos encontramos el Castro de Frameán o Toldavía, ubicado en la Parroquia de Orbán en un cerro a 200 metros de Frameán. El detalle particular de este castro es que ocupa todo el cerro pero desafortunadamente los fosos fueron derrumbados para trabajar las tierras. Se puede caminar por el lado Este para encontrar una cueva de 4 metros de largo conocida como Cueva de la Mora o Concina de la mora, de la que poco se sabe.

Otro de los castros de Orbán es el de Marcelle o Castriño, que se ubica en un cerro de espesa vegetación a 300 metros de Marcelle. Estaba rodeado por un muro de piedra que hoy se ve cubierto de tierra alcanza los 4 metros ancho y tiene 3 metros de alto. Su condición es muy similar al castro de Frameán.

El castro más conocido de Vilamarín, el de Santa Águeda,  se encuentra en la Parroquia de San Vicente de Reádegos. Es particular por ocupar un cerro dividido por aguas del río Miño y el Barbantiño. Está rodeado por un muro de 5 metros de alto. Se pueden observar los restos de una capilla que es seña de un antiguo culto cristianizado.

Por último queda por nombrar el Castro de Río, en la margen izquierda del Barbantiño, ubicado en San Salvador de Río cerca de la aldea de Sestelo. Su particularidad es la muralla de casi más de 20 metros de alto y en 1965 los investigadores encontraron una cabeza de piedra de origen romano.

Foto Vía: Vilamarín

Te puede interesar

Escribe un comentario