0

San Pedro de Rocas, antiguo y misterioso

Publicado por el .

Dentro de la Ribeira Sacra, en el municipio de Esgos, precioso paraje rodeado de conjuntos de piedras de granito, se encuentra su mayor atracción, el monasterio de San Pedro de Rocas, antiquísimo, inquietante.

ruta-san-pedro-rocas

La piedra fundacional que se encuentra en el Museo Arqueológico de Ourense, nos cuenta que en el año 573 un grupo de ascetas se instaló aquí para llevar una vida acorde a sus pensamientos; pero se refiere a ellos como los “herederos”. Es decir, que desde el siglo VI o antes, ya existía este Monasterio que se considera el más antiguo de Galicia, declarado Monumento Histórico Artístico en 1923.

El Camino Real nos lleva hasta el campanario, la imagen más conocida de San Pedro de Rocas. Es un lugar apropiado para el senderismo y de hecho hay una ruta que se inicia en el pueblo semiabandonado de Casolmiro, pasa por el Cenobio de San Pedro de Rocas y en un recorrido circular volvemos a Casolmiro.

Otra ruta senderista nos lleva por el Camino Real: salimos de Esgos, a 16 Km. de Ourense, y recorreremos poco más de tres kilómetros visitando Meiroá y San Pedro de Rocas para regresar a Esgos. Este camino empedrado conserva muros laterales y las roderas de los carros que lo transitaban antiguamente; era la vía estratégica de comunicación entre Aguiar y Ourense. En Meiroá veremos el peto de ánimas y en San Pedro de Rocas el monasterio desde el cual se obtienen magníficas vistas del Pazo de rocas y el ascendente bosque de coníferas.

El Monasterio es sorprendente, tanto por su ubicación e integración con la naturaleza como por sus curiosidades constructivas y el aprovechamiento de la roca para dar forma a las tres capillas, que tienen numerosos enterramientos antropomorfos.

Entre el muro norte de la Casa Prioral y el muro sur de la Iglesia se han encontrado ocho de estas tumbas; están orientadas de sudoeste a oeste, tienen rebaje para encajar la tapa, y se cree que eran excavadas por sus propios futuros ocupantes. Se destaca una de ellas que está sobre un banco, orientada de sur a norte, y otra que tiene una cruz grabada en el reborde. La roca también permitió la excavación o tallado de otros elementos fundamentales para la vida en el monasterio: escaleras, cazoletas, canales de desagüe, hornacinas.

En uno de los muros se descubrió una pintura mural del siglo XII con un mapamundi, el único conocido hasta ahora de la época románica, con imágenes de los apóstoles predicando al mundo conocido.

Desde aquí podemos ir también hasta la Fuente de San Benito, que es en realidad un surtidor del agua que baja por los peñascos, y explorar un poco para ver  encontrar el antiguo túnel por el que, se dice, no se puede pasar pues lo impide algo mágico o misterioso, quién sabe…

Foto: vía Flickr

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario