0

A Ponte Vella

Publicado por el .

ponte_romana.jpg 

Este puente sobre el Río Miño es uno de los símbolos de la ciudad. De origen romano, ahora sólo quedan los pilares, además de “Ponte Romana” recibió distintos nombres a lo largo de la historia: “Ponte do Miño” (1204), “Ponte de Ourense” (1245), “Ponte do Terrón” (1248), “Ponte Maior” en épocas más modernas y, finalmente, “Ponte Vella” cuando en 1918 se inauguró “A Ponte Nova”.

Tradicionalmente se dice que es de la época de Trajano, aunque las características constructivas lo acercan al tiempo de Augusto. El arco central es uno de los de mayor luz de todo el imperio romano. Este gran tamaño podría explicar los constantes estados de ruína del puente que llevaron a su reconstrucción en el siglo XIII por el Obispo Lorenzo en la cual se le da el perfil actual con el arco central apuntado y las rampas. Nuevas situaciones de ruína son, finalmente, superadas en el siglo XVII cuando Melchor de Velasco procede a su reparación definitiva.

A partir de ese momento el puento sólo necesita pequeñas obras de mantenimiento hasta el siglo XIX, época en la que es eliminada la última de las torres del puente, la que aparece en el escudo de la ciudad. Finalmente en 1995 se cerró el puente al tráfico, quedando como zona peatonal. Junto a la Capilla de los Remedios (s. XVI) fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1961.

Actualmente A Ponte Vella consta de 7 arcos (de los 11 primitivos), mide 370 metros de largo y el arco central tiene 43 metros de ancho por 38 de alto.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario