0

El cenobio de Oseira

Publicado por el .

Algo hace único a este monasterio, y es que fue construido por sus propios monjes; no hay otro como este, que en 1990 recibió el premio Europa Nostra por ser la mejor restauración del patrimonio monumental.

monasterio-oseira

La ruta nacional 525, apenas se deja atrás Cea, se adentra en un estrecho valle con montes a ambos lados con un paisaje que nos va cautivando hasta que de pronto aparece el monasterio ante nuestros ojos, como una masa de piedra.

Es que este monasterio no tiene casi ornamentos ni decoraciones; con su parte trasera de líneas rectas y puras, está considerado por su fastuosidad como “El Escorial Gallego” y fue fundado en el siglo XII por unos eremitas que luego fueron los primeros en seguir la Regla Cirstercience en Galicia.

Entre otras dependencias, el monasterio tiene una iglesia románica de transición, tres claustros y una sala capitular , todos ellos de gran vistosidad, y el presbiterio con una colección de columnas sosteniendo el muro de cierre, como en Moreruela.

La sala capitular es del siglo XV; es un espacio abovedado que contiene columnas estriadas y que se abren como si fueran ramas de palmera hacia las bóvedas estrelladas.

En el antiguo Refectorio existe un museo de piedra, el “Lapidarium”, que exhibe objetos de piedra hallados durante las obras de restauración o recuperados en excavaciones arqueológicas: canalizaciones, losas sepulcrales, capiteles, pilastras, etc.

El monasterio cuenta con un pequeña tienda de recuerdos donde se pueden adquirir distintos objetos, y especialmente un famoso licor elaborado por los monjes de la Orden: el Eucaliptine, a partir de plantas medicinales de la región y que se presenta en dos variedades, Ámbar que es una combinación de tres especies de eucalipto, y Oro, que es una preparación a partir de varias especies de nombres más que sugerentes, como melisa, manzanilla, hisopo, menta piperita, angélica, artemisa, flor de saúco y clavo de olor…

Todavía conmovidos por la belleza austera y monumental del Monasterio, podemos visitar un poco la villa. En un paisaje delicioso, un grupo de casas a la derecha llegan hasta el parque sobre el río canalizado, con bancos y mesas y a la izquierda, que desembocan en una calle corta y ancha, con casas bajas de piedra, y algún lugarcito donde sentarnos a tomar y comer algo de la gustosa gastronomía local y su pan característico.

Foto: vía Flickr

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario