0

La Villa Termal de Arnoia

Publicado por el .

Hoy visitamos esta pequeña y preciosa villa ubicada en la confluencia de los ríos Arnoia y Miño, en la comarca del Ribeiro, fértil y rica en historia y paisajes.

3298684282_af7ab1fe7c

Embalse de Frieira.

La ubicación privilegiada de este pequeño municipio lo coloca en el marco de un paisaje tan inusual como bello: la confluencia de dos ríos por una parte, las estribaciones del Coto Novelle por el otro. Así discurre esta villa, entre ríos y montañas, a la que podemos acceder en nuestro automóvil particular por la carretera OR-402, pero también por tren y autobús.

No hay muchos lugares como éste en que la geografía dominante obliga al río a partirse en numerosos brazos, con formaciones como el cañón del río Arnoia, y los islotes graníticos Os Castelos y donde abundan las aguas termales haciendo de esta villa un destino ideal para quienes buscan relax y salud.

Entre los monumentos arquitectónicos religiosos se destaca la Iglesia Parroquial de San Salvador, del año 1612, la Casa Rectoral con la simbología de San Rosendo: la cruz, el compás y el espejo. Pero aquí encontramos también muestras de la arquitectura popular en los petos de ánimas y cruceros, canastros y molinos.

En distintas investigaciones se han encontrado restos que señalan asentamientos romanos como aras votivas en homenaje a Júpiter y al Sol.

Pero hay mucho más para hacer en Arnoia, como actividades recreativas, pesca, caza, deportes náuticos y la popular y saludable práctica del senderismo, con buena señalización y orientación por parte del Municipio y en publicaciones especializadas. Algunos de estos senderos pueden hacerse a pie, en bicicleta o a caballo.

El río Miño nos espera para un paseo en catamarán que recorre la llamada “Ruta de los Balnearios” uniendo la villa con el balneario de Cortegada en un paseo de casi una hora de duración por las tranquilas aguas del embalse de Frieira.

Además de todo esto, Arnoia suma un ingrediente intercontinental: la torre del reloj, símbolo de la ciudad, fue donada en 1940 por la “Sociedad Arnoia”, una asociación de residentes arnoianos en la lejana y rioplatense República Oriental del Uruguay.

foto: flickr

Te puede interesar


0 comentarios

Escribe un comentario