0

Hippies que saben de gastronomía

Publicado por el .

La promoción de productos gastronómicos a través de ferias ha derivado en un nuevo género gremial, el de los ambulantes del buen comer que recorren villas y ciudades presentando exquisiteces para el paladar.

La Praza Maior y la Alameda de Ourense acogen desde hasta el domingo la IV Feira da Gastronomía que organiza la Concellaría de Turismo y que sirve de escaparate de algunos de los productos típicos de todo el país como la miel artesanal, embutidos, ventresca, anchoas, aceitunas, quesos, pan, repostería y hasta tentadoras golosinas de fruta.

En total, son 23 puestos que complementan la celebración el domingo día 1 de la fiesta tradicional de los “maios” y que ofrecen una alternativa de ocio con perspectiva de fin de semana apacible y soleado. Muchos de los participantes que han pagado por instalarse en este escaparate confían en que el buen tiempo anime las compras ya que han convertido la asistencia a ferias en su modo de vida, cual ambulantes del buen comer.

Jorge Bruña, por ejemplo, nunca ha elaborado un queso, pero lo sabe todo de este lácteo. Trabaja con una paleta de 15 variedades pero suele centrar la degustación y venta en cuatro o cinco. Entre ellos el Carvajo de Cáceres, un queso de cabra de elaboración artesanal hecho de leche pasterizada, cuajo y sal campeón de España 2004: “Son quesos feos en apariencia pero exquisitos y muy suaves al paladar”, explica.

También vende un original de Grouyère campeón del mundo 2007-2009 en Connecticut (EE UU): un queso ahumado en cáscara de nuez verde que comienza sabiendo a queso para dejar un gusto dulce y suave a la nuez. Jorge Bruña ha convertido la venta de quesos a través de ferias en su modo de vida y es un incondicional de los eventos medievales.

María Marcos y su compañera son de Alicante y su puesto de Pan Pizza o Pan de Pobre tampoco tiene domicilio fijo: “Durante el verano recorremos Galicia de feria en feria para escapar del calor del sur”, explica. Ofrecen al cliente una amplia variedad de pizzas elaboradas en pan gallego que adquieren en una panadería de Lugo: “Trabajamos con piezas de dos quilos y medio que abrimos al medio y horneamos con diferentes ingredientes”. Por supuesto, la base principal del sabroso combinado es el pan. María tiene claro que “como el gallego no hay ninguno, su miga es compacta”.

Jorge Bruña lo resume en un “la vida del feriante es así”, pero Maite Vilaseca, que ha instalado un puesto de embutidos de Perafita, reconoce que es “duro” viajar de un lado para otro para vender el producto. Asiste a ferias todas las semanas del año y recorre el país promocionando este embutido típico de la comarca de Vic, en Barcelona. “Cuesta mucho”, dice, pero es “la mejor forma de presentarlo”. El secreto de estos fiambres está en el aliño de la carne y el secado, que ha de ser “muy natural”.

La feria incluye restauración, crepería y coctelería abierta de 12 a 24 horas, así como pruebas y degustaciones en horario de mañana. Por la tarde funciona un espacio recreativo para los niños con un carrusel mecánico en la Alameda. La edil de Comercio, Ana Garza; el director de Termalismo, Xosé Carballido; y el organizador Ramón Pacios, visitaron ayer la feria.

Te puede interesar

Escribe un comentario