0

Las Burgas

Publicado por el .

burgas_uno.jpg

Uno de los primeros lugares que hay que visitar al llegar a Ourense son Las Burgas, unos manantiales de aguas termales que nacen en pleno centro de Ourense, y que afloran a la superficie a una temperatura de entre 64 y 68º C, tienen importantes propiedades medicinales que se aprovechan por sus propiedades terapéuticas (antirreumáticas y dermatológicas) y calóricas . En torno a estos manantiales, muy apreciados por los romanos, fue creciendo la ciudad.

El espacio que hoy se puede visitar se configura sobre todo en los últimos siglos. En el jardín de la parte inferior (diseñado a mediados del siglo XX), se encuentra la Burga de Abajo, fuente de estilo neoclásico tardío proyectada por el arquitecto Trillo a mediados del siglo XIX. Consta de tres cuerpos, cada uno con su respectivo caño, el central absidiado y más elevado. Rematando el conjunto el escudo antiguo de la ciudad. A ambos lados dos placas de bronce facilitan la información básica. En un lateral un pequeño manantial del cual se desprenden gases continuamente dando la sensación de agua hirviendo.

Ascendiendo por las escaleras de la izquierda se ubica una explanada amplia centrada por un estanque con dos esculturas: “La casa de la nube” (Borrajo, 1989) y “Calpurnia Abana” (Acisclo, 1989), y un mural con la inscripción del ara votiva a las ninfas de estas aguas.

burgas_dos.jpg

Finalmente en la parte superior del conjunto tenemos la Burga de Arriba,  fuente de estilo popular del siglo XVII. A la derecha de esta nos encontramos con la réplica de cuatro aras encontradas en la ciudad de Ourense y que testimonian la presencia romana en la urbe. Destaca la primera por la izquierda en honor de las ninfas de estas aguas y en la que aparece el primer nombre conocido de una habitante de la villa: Calpurnia Abana.

Estas aguas proceden de las fracturas del terreno que permiten que el agua de lluvia se filtre a gran profundidad (2,5 – 3 km) y además de adquirir los minerales aumente su temperatura en su descenso. Aunque la leyenda dice que tienen su  origen en un volcán situado bajo la ciudad de Ourense, o, para los más religiosos, que nacen debajo de los pies del Santo Cristo de la Catedral.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario